Grandes etapas de la Economía Española (1850 - 2000)

La Economía Española atraviesa tres grandes fases durante los siglos XIX y XX. 

La primera de ellas abarca desde 1850, hasta mediados del siglo XX en 1950. Destaca por su apreciable crecimiento en los años 1850 - 1883 y la década de 1920. Representa, fundamentalmente, la consolidación del crecimiento sostenido de la economía española pero al mismo tiempo se intensifica su retraso con respecto a los países industrializados. La Primera Guerra Mundial no supuso un avance para la economía española. El progreso de la década de 1920 y la menor intensidad de la crisis de 1929 fueron superados con creces por los efectos negativos de la Guerra Civil, que tuvo lugar en los años 1936 - 1939. La década de 1940 acentuó todavía más la distancia entre España y las economías occidentales, incluso a pesar de la no participación en la Segunda Guerra Mundial. 
Dentro de ésta se da la primera fase de convergencia de la economía de España, que ocurrió entre 1855 y 1890. Su origen estuvo en la liberalización de los mercados internos y exteriores realizadas por los gobiernos del Bienio Progresista y del Sexenio Democrático que profundizaban las medidas de la Revolución liberal adoptadas durante la guerra contra los carlistas. En ella también influyó la política de obras públicas. 
Además, la primera de las fases que atraviesa la economía española también fue participe de la segunda fase de convergencia. En ella se da el rápido crecimiento de los años 1914 - 1929, que fue posibilitado por la excepcional situación de la guerra mundial, por los tratados comerciales y la buena coyuntura internacional de los años veinte, por la entrada de capital exterior en nuevos sectores industriales y de servicios, y por el impulso de la inversión pública en infraestructuras.

La Segunda de las etapas tiene lugar 100 años después del inicio de la primera, en 1950 y puso fin en 1974. Fue la etapa de mayor aceleración al igual que el resto del mundo, el crecimiento se multiplicó por 7 con respecto a los 100 años previos. El crecimiento español entre 1958 - 1974 se aproxima al de la República Federal de Alemania en los cincuenta o a los países asiáticos durante la década de 1990. 
En dicha etapa tiene lugar la tercera fase de la convergencia española, durante el periodo 1960 - 1975. Fue propiciada por la liberalización de los mercados interiores y la apertura al exterior realizados por el Plan de Estabilización de 1959, que permitieron que España aprovechase la ventaja que suponía su grado de atraso. 

La tercera y última etapa dura desde 1974 hasta el año 2000. Tras el deterioro de la dictadura a la transición se inicia una importante recuperación. 
Dentro de esta etapa, cabe distinguir tres periodos bien diferenciados de la década de los 80. El primero de los mismos, que va desde 1980 hasta 1982, fue el de menor crecimiento del PIB y el de mayor ritmo de destrucción de empleos. Durante este periodo existieron importante desequilibrios adicionales en la economía en forma de notables déficit de balanza de pagos y de aumentos anuales del índice de precios de consumo. Correspondió a la etapa de recesión del ciclo 1976 - 1982 y se inició con la segunda subida fuerte en los precios de la energía en 1979. El segundo de ellos se inició en 1983 y se prolongó hasta la segunda parte de 1985. El crecimiento de la economía se aceleró moderadamente en esta etapa, el empleo continuó retrocediendo en media anual, pero se consiguió una notable desaceleración de la inflación y se pasó de registrar un claro equilibrio de balanza de pagos. El ingreso de España en la CE en 1985 y las medidas de política económica favorecieron una importante recuperación de la demanda interna en dicho año, lo que dio paso al siguiente periodo, 1986 - 1989, que está resultando ser uno de los más intensos de la economía española por las transformaciones que durante el mismo están teniendo lugar. Entre 1986 y 1988 se han creado más de 250.000 empleos cada año y se sólo en 1988 apareció un moderado déficit en la balanza de pagos por cuenta corriente y un repunte al alza de la inflación. 

La economía española acortó distancias entre 1950 y el año 2000, mientras que perdió posiciones entre 1850 y 1950. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

España no es Dinamarca.

La industria española repunta menos de lo esperado en diciembre y es la más débil en Europa.

La Guerra Civil española (1936 - 1939)